El mercado inmobiliario de Nueva York a medida que cede la pandemia

Desde hace varios meses, el Pandemia de COVID-19 ha cambiado nuestros hábitos personales y profesionales. Para mantener la economía en marcha frente al endurecimiento de las instrucciones, particularmente con la “orden de quedarse en casa” anunciada por el gobernador, los empleados se han adaptado y han tenido que encontrar soluciones para trabajar de forma remota. En el estado de Nueva York, aunque la pandemia se está desvaneciendo gradualmente, todavía se requiere contención. No obstante, el mercado inmobiliario sigue avanzando, a la espera de una reapertura oficial del sector, prevista para finales de junio.

Una mejora de los espacios al aire libre, las vistas y las habitaciones auxiliares.

Este episodio de encierro muestra una nueva conciencia sobre la calidad de vida y el bienestar en el hogar, buscado por el conjunto de la población. Cuando se anunciaron las órdenes de confinamiento, muchos habitantes de la ciudad se fueron para refugiarse en sus casas de campo o en alquileres de vacaciones en las montañas cercanas o junto al océano. Alejados de la contaminación, el ruido y el estrés durante varias semanas, algunos de ellos tomaron el gusto por la paz y la serenidad. Además, para poder trabajar de manera eficiente en su propia casa, muchos han establecido una oficina funcional en su propio alojamiento.

Esta situación beneficia a los titulares de inmuebles, tanto en venta como en alquiler, que disponen de un espacio extra para facilitar el teletrabajo, un espacio exterior de cualquier tipo, una vista despejada, pero también un entorno cercano más natural y agradable: alejarse del lugar de trabajo gracias a la aparición del teletrabajo.

Nuevas herramientas de trabajo para el sector inmobiliario

A pesar de la desaceleración de la epidemia, el estado de Nueva York aún está lejos de regresar a la “vida normal”, a pesar de que el tráfico de automóviles (y peatones) en la ciudad está comenzando a aumentar nuevamente. Durante toda la contención, con la prohibición de visitas físicas, BARNES Nueva York, al igual que sus contrapartes, ha adaptado y desarrollado una gama de herramientas digitales como recorridos virtuales, planes 3D, video y videoconferencia, para apoyar de la mejor manera a sus clientes en el cumplimiento de sus necesidades o proyectos inmobiliarios, los cuales no pueden demorarse varios meses. Estas nuevas herramientas han demostrado su rendimiento y utilidad real a lo largo de este período; pero más allá de eso, cierta eficiencia, suficiente para la formalización de un contrato a pesar de la ausencia de visitas físicas.

Un mercado inmobiliario que se recupera paulatinamente

Por cada crisis que ha experimentado Nueva York en los últimos años, los bienes raíces siempre han demostrado ser un refugio seguro. Incluso si la cantidad de transacciones y el inventario han bajado en comparación con 2019, el mercado parece estar repuntando nuevamente. Se necesitarán algunas semanas más para ver una recuperación a niveles equivalentes al período anterior a la pandemia, o si se avecina una nueva corrección del mercado, incluso modesta, y necesariamente en beneficio de los compradores. Después de seis semanas de continuo descenso en el número de transacciones, el número de transacciones comenzó a aumentar nuevamente a mediados de mayo, con la primera semana en más de 40 transacciones, aunque todavía muy por debajo de los niveles de 2019 (-80%). Lo mismo ocurre con las nuevas propiedades que ingresan al mercado, con más de 130 nuevas propiedades (aunque todavía 70% por debajo de los niveles de 2019). Parece que se ha llegado al final de la curva.

Cartera de nuevos programas

Si bien un propietario de una vivienda en Nueva York rara vez tiene prisa por vender, la solidez económica de los activos generalmente permite una espera de varios meses sin la necesidad de reducir drásticamente el precio de venta para una venta rápida. Este no es el caso de los nuevos desarrollos. Tanto como las “reventas” en el antiguo, necesariamente sufren un déficit de adquisiciones. Pero a esto se suma un parón en la construcción (que finalmente podría reanudarse en los próximos días), que retrasará en el mismo monto las fechas de entrega anticipadas de los edificios, y por ende el cobro de 80-90% de los montos contratados. Los costos operativos y financieros recurrentes de estos megaproyectos hacen que incluso una inversión de capital limitada sea extremadamente pesada de soportar; los promotores son tanto más conciliadores en sus negociaciones.

Históricamente, prácticamente no había lugar para la negociación en el mercado inmobiliario de Nueva York, incluso con frecuentes "guerras de ofertas", en las que las transacciones se cerraban por encima del precio público solicitado. Recientemente, se comenzó a ver un pequeño margen de alrededor de 5% tanto en propiedades nuevas como existentes. Desde la pandemia, esta cifra ha sido constante y se espera que aumente levemente por un tiempo, especialmente cuando se trata de nuevos programas. Actualmente, las mejores ofertas se encuentran en nuevos desarrollos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish
Consentimiento de cookies con banner de cookies reales